Ene 24, 2018 / by Jesus Perez / No hay comentarios

El pole dance se ha vuelto muy popular últimamente, y no solo porque sea una forma original y sexy de baile, si no porque supone una excelente rutina de ejercicio y de entrenamiento que puede no verse a simple vista.

El pole dance mezcla varios movimientos de danza aérea y disciplinas como el baile, el yoga y la gimnasia entre otras. Practicando esta divertida actividad, no solo fortaleces tu cuerpo, también tu autoestima, y consigues mayor coordinación. Y no es necesario saber bailar o seguir un ritmo.

Además, ofrece muchos beneficios: ayuda a eliminar toxinas, aumenta la capacidad cardiaca, pulmonar y la circulación sanguínea, estimula el metabolismo (por lo que es una fantástica forma de perder peso), mejora la figura y la piel, evita la retención de líquidos y la aparición de varices, favorece la producción de endorfinas (efectivo para disminuir el estrés o la depresión) y de serotonina (ayuda a regular el sueño), estimula la imaginación y la creatividad, y aporta seguridad y sensualidad

Con una sesión de pole dance se pueden llegar a quemar entre 400 y 800 calorías, dependiendo de la intensidad. El mayor trabajo se logra en el abdomen, espalda, brazos y piernas. Sin embargo, como es un deporte de alto rendimiento, requiere mucha fuerza y flexibilidad para realizar cada acrobacia.

A pesar de lo que podamos pensar, el pole dance no es un “simple baile erótico”. Es cierto que durante años ha tenido una mala fama, pero hoy en día se ha convertido en una disciplina de baile y una forma de expresar arte a través del cuerpo. Actualmente, se considera como un deporte en toda regla que cuenta con miles de academias y centros fitness que lo han incorporado en sus programas. ¡Incluso cuenta con su propia federación internacional!

Y ojo, que el pole dance no solo es para mujeres.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,